viernes, 11 de marzo de 2011

Blindarse contra la morosidad

En un entorno de negocio más estable pero aún muy complejo, la mayor preocupación de las empresas es la búsqueda de clientes solventes. Poco a poco, la actividad empresarial parece que se recupera pero los riesgos siguen estando presentes y controlarlos es vital.

Actualmente, explican desde Crédito y Caución, cuando una empresa debe tomar la decisión de vender a crédito a otra, intervienen como principales criterios la reputación, el historial y la comprobación de la liquidez y solvencia. En un entorno cambiante como el actual, solo este último ofrece información consistente sobre la capacidad de pago del cliente. El historial en pagos o la reputación han dejado de ser debido a la profundidad de la crisis instrumentos válidos en nuestro país para saber cómo se comportará un cliente en el futuro.

Y es que en este nuevo escenario en el que nos movemos cobra más importancia que nunca la capacidad analítica de instrumentos como el seguro de crédito que asegura operaciones anuales por valor de 1,8 billones de euros, una cifra equivalente al PIB de Francia, cuando hace cinco años esos niveles estaban más cerca, por seguir con el ejemplo, del PIB español.

La información, cuando hablamos de este producto, es básica y la precisión, también. Cuando el operador líder en España, Crédito y Caución, carece de información suficiente sobre una empresa para tomar una decisión, trabaja con su compañía de información financiera, Iberinform, que realiza 650.000 informes investigados anuales sobre la solvencia y capacidad de pago de empresas españolas. Este es el punto de partida, pero el análisis va más allá. `Nuestra principal fuente de información son nuestros propios asegurados. La clave del seguro de crédito está en lo que llamamos los efectos de red: cada uno de nuestros asegurados nos traslada las incidencias en pagos con cualquiera de sus clientes. Este sistema nos permite tener información actualizada de cerca de tres millones de empresas. Nuestra opinión sobre el riesgo de crédito asociado a cada una de estas empresas se basa, en gran medida, en la información que nos aportan sobre su comportamiento en pagos aquellas empresas aseguradas que mantienen relaciones comerciales con ella´, desgrana Pavel Gómez del Castillo, responsable de Comunicación de Crédito y Caución.

Si añadimos la dimensión internacional de la Compañía, gracias a su integración en el Grupo Atradius, el resultado es que maneja información actualizada de 52 millones de empresas de todo el mundo. Pavel Gómez del Castillo añade: `Cuanto más grande es la aseguradora, cuantos más mercados trabaja directamente, mayor es este efecto. Sacamos mucho partido para nuestros asegurados a nuestra pertenencia al Grupo Atradius, presente en 42 mercados, con una cuota de mercado a nivel mundial del 31%, que nos convierte en el único operador español del seguro de crédito con capacidad real de prestar servicio en los mercados internacionales´.

Análisis del riesgo

Este volumen de información, que ha convertido a Crédito y Caución en un peso pesado internacional, debe servir para contestar cada día cerca de 10.000 consultas que implican una pregunta directa: `¿Me pueden cubrir el riesgo de crédito de mis operaciones comerciales con este cliente por esta cuantía?´. En ese momento entra en juego otra parte vital de este viaje: el análisis del riesgo de crédito. Desde que comenzó a implantarse la tecnología, en los años sesenta, este análisis se ha ido perfeccionando. Primero se desarrollaron sistemas de rating, que ayudaban a los analistas en su trabajo al clasificar a las empresas en diversos grupos en base al análisis de sus datos históricos, y luego modelos cada vez más complejos de scoring, que tratan de prever la probabilidad de que una empresa incurra en impago en los próximos 12 meses. El avance definitivo se logró con el Sistema Automático de Decisión, que comenzó a desarrollarse en los años noventa. La imagen mental que mejor explica su funcionamiento es la del tamiz: entre el 80% y el 90% de esas 10.000 consultas se responden de forma automática y casi inmediata a partir del análisis de más de 400 variables, dejando el resto para los analistas de Riesgo de la Compañía. `No está en nuestra mano cambiar la realidad en la que las empresas hacen negocios, pero sí aportar valor en el análisis de esa realidad, descender hasta el análisis de clientes concretos de la manera más nítida posible. No hay sectores o mercados buenos o malos, hay empresas en mejor o peor situación´, reflexiona Pavel Gómez del Castillo.

Plazos de indemnización

Cada una de esas opiniones vincula a la Compañía, cuya indemnización en caso de impago supone, generalmente, el 80% de la pérdida cubierta. Para quien se lo esté preguntando, nunca se asegura el 100% de la operación. Forma parte de la esencia del seguro de crédito minimizar significativamente los riesgos de impago que corren las empresas, pero no eliminarlos totalmente. Con el nuevo servicio CyCash, el plazo de la indemnización se puede reducir vertiginosamente hasta los 30 días, lo que está permitiendo a miles de empresas recibir sus indemnizaciones de forma anticipada, mejorando claramente sus flujos de caja en un entorno en el que el crédito financiero aún no fluye a los niveles demandados por el mercado. En el último ejercicio, esta industria ha abonado 1.267 millones de euros en indemnizaciones, lo que representa el 0,1% de nuestro Producto Interior Bruto.

No obstante, `el indicador que mejor expresa la importancia socioeconómica de los seguros de crédito son los capitales asegurados. Esto es, las operaciones económicas totales que están protegidas por las garantías del seguro: 120.000 millones de euros, casi un 12% del PIB español´, indica el responsable de Comunicación de Crédito y Caución. Una sencilla comparación entre lo indemnizado [0,1% del PIB] y el volumen de operaciones [12%] evidencia la enorme precisión en los riesgos asumidos. Y en toda esta mirada numérica, un consejo. `El principal enemigo de la recuperación de un impagado es el tiempo; cuanto más se tarde en activar el recobro, peor´, advierte Pavel Gómez del Castillo. No extraña, pues, que más del 45% de los recobros de deudas se logren en el primer trimestre de reclamación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario