jueves, 30 de septiembre de 2010

La mitad de las empresas aplica descuentos por pronto pago

El 60% de las empresas españolas afirma que sus clientes han solicitado una ampliación de los plazos de pago y el 47% que se han retrasado en sus pagos sin previo acuerdo.

Según las conclusiones para el mercado español extraídas del 8º Barómetro de Prácticas de Pago, difundido por Crédito y Caución, el actual entorno económico, marcado por la menor liquidez y acceso al crédito, ha transformando la forma en que las empresas mantienen relaciones comerciales. El retraso en los pagos afecta ya al 41% del total de las facturas. El 60% de las empresas afirma que sus clientes han solicitado una ampliación de los plazos de pago, el 47% que los clientes se han retrasado en sus pagos sin previo acuerdo, y el 39% que solicitaron una ampliación del crédito.

En este entorno, los incumplimientos de pago han intensificado sus efectos. A causa de los impagos, las empresas se han visto obligadas a adoptar medidas concretas para corregir flujos de caja [50% del total], retrasar el pago a proveedores [47%], buscar financiación adicional [43%] o incumplir cláusulas de préstamos [25%].

Ante esta realidad, más de la mitad de las empresas españolas [54%] opta por aplicar descuentos por pronto pago, en un esfuerzo por persuadir a sus clientes a pagar antes. Asimismo, el porcentaje de empresas con seguro de crédito duplica la media global del estudio, lo que denota el papel que juega el seguro de crédito en España.

Los principales factores que determinan las condiciones de pago en España son la aplicación de los plazos de pago estándar de la empresa [39%], la capacidad de negociación del cliente [35%] y la estabilidad financiera del cliente [29%]. La capacidad de negociación juega un papel más relevante en España que en otros mercados, especialmente entre las empresas de menor tamaño.

El tipo de comprador es el elemento clave a la hora de aplicar condiciones de pago diferenciadas [56%]. Le siguen el país [47%] y el sector de actividad [39%]. Este dato confirma la influencia de la capacidad negociadora del comprador en las condiciones de pago. Las empresas españolas muestran una mayor satisfacción en sus relaciones comerciales con Francia y Estados Unidos.

A la hora de tomar la decisión de vender a crédito, intervienen como principales criterios la reputación, el historial y la comprobación de la liquidez y solvencia. En un entorno cambiante como el actual, sólo este último ofrece información consistente sobre la capacidad de pago del cliente. Las empresas entrevistadas en España se mostraron más dispuestas a vender a crédito a sus clientes extranjeros que a los domésticos, hecho que confirma las restricciones de crédito comercial que sufren las empresas españolas.

Este Barómetro, realizado por el Grupo Atradius, que opera en España a través de Crédito y Caución, analiza semestralmente el comportamiento de pago de los clientes así como aspectos básicos en gestión y oferta de crédito comercial. El Barómetro es una herramienta clave para las empresas que operan a escala internacional, ofreciéndoles luz sobre la dinámica de intercambios comerciales en 22 países de todo el mundo, ya que evaluaciones incorrectas pueden generar graves problemas de flujo de caja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario