jueves, 29 de abril de 2010

El grave deterioro económico se mantiene en Portugal

Las condiciones macroeconómicas siguen siendo extremadamente débiles y la vuelta de Portugal a un crecimiento más sostenible sigue siendo muy incierta.

En el tercer trimestre de 2009, el PIB aumentó un 0,7% respecto al trimestre anterior, debido principalmente al paquete de estímulo del Gobierno, introducido a finales de 2008, y a los bajos tipos de interés que han contribuido a generar niveles de actividad más altos. Sin embargo, las condiciones macroeconómicas siguen siendo extremadamente débiles y la vuelta de Portugal a un crecimiento más sostenible sigue siendo muy incierta. La economía adolece de un alto déficit presupuestario, mientras que los problemas estructurales, como el bajo nivel de cualificación y de competitividad salarial, la baja productividad, el aumento del desempleo y una caída de los pedidos del exterior y nacionales han contenido la actividad económica y seguirán conteniéndola en el futuro. El riesgo de una caída de la rentabilidad de las empresas, morosidad y aumento de las insolvencias corporativas seguirán siendo fuente de preocupación.

La crisis se ha extendido rápidamente a todos los sectores del comercio y la industria. Según el instituto de estadística de Portugal, el volumen total de negocio cayó un 12,5% en 2009 [+1% en 2008] y la producción industrial cayó un 9,9% [-4% en 2008]. Las exportaciones se redujeron un 12,1% en 2009, debido fundamentalmente a la actual crisis en España, que es el principal mercado de exportación de Portugal, y de escasa demanda de otros países europeos.

Aunque el comportamiento de pagos de las empresas portuguesas mejoró en el último trimestre de 2009, el ratio para el conjunto del año es peor que el de Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos, España y el Reino Unido, y peor también que su propio comportamiento de pago en 2008. Mientras las pequeñas y medianas empresas sigan encontrando dificultades con las condiciones de crédito y el acceso a nuevos préstamos, se prevé que los riesgos de pago sigan siendo altos este año. Las insolvencias corporativas aumentaron un 61% interanual en 2009, registrándose 4.992 casos, frente a 3.113 en 2008. Este deterioro fue especialmente marcado a partir de mediados de 2009.

Perspectivas turbulentas en los principales sectores

Entre enero y septiembre de 2009, las insolvencias en el sector servicios [comercio, turismo, transporte, agencias de viajes] aumentaron un 144% interanual. El sector siguió viéndose gravemente afectado por la caída del consumo privado y la reticencia de los bancos a la hora de conceder préstamos al consumo. Esta reticencia puede deberse en parte al aumento del 34% registrado en los impagos de créditos al consumo en 2009: su nivel más alto de los últimos 30 años. Crédito y Caución prevé que los problemas de este sector persistan a medio plazo.

Las insolvencias en el sector de la construcción aumentaron un 19% interanual en los primeros nueve meses de 2009. Muchas empresas del sector están muy apalancadas y tienen activos que están ahora devaluados. Tanto la actual situación del mercado como las perspectivas del sector disuaden a los bancos de conceder préstamos.

En 2009, las insolvencias en el sector textil se redujeron un 30% interanual. El sector ha vivido una profunda crisis durante al menos los dos últimos años debido al deterioro de la competitividad. Por lo general, las empresas de este sector se encuentran entre los pagadores más lentos del mercado, con retrasos de entre 30 y 60 días desde la fecha de vencimiento. Muchas empresas textiles adolecen de una situación de liquidez tensa, y Crédito y Caución prevé que esta situación empeore debido a las condiciones de crédito más duras por parte de los bancos y a una reducción de las ayudas estatales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario