jueves, 29 de abril de 2010

El grave deterioro económico se mantiene en Portugal

Las condiciones macroeconómicas siguen siendo extremadamente débiles y la vuelta de Portugal a un crecimiento más sostenible sigue siendo muy incierta.

En el tercer trimestre de 2009, el PIB aumentó un 0,7% respecto al trimestre anterior, debido principalmente al paquete de estímulo del Gobierno, introducido a finales de 2008, y a los bajos tipos de interés que han contribuido a generar niveles de actividad más altos. Sin embargo, las condiciones macroeconómicas siguen siendo extremadamente débiles y la vuelta de Portugal a un crecimiento más sostenible sigue siendo muy incierta. La economía adolece de un alto déficit presupuestario, mientras que los problemas estructurales, como el bajo nivel de cualificación y de competitividad salarial, la baja productividad, el aumento del desempleo y una caída de los pedidos del exterior y nacionales han contenido la actividad económica y seguirán conteniéndola en el futuro. El riesgo de una caída de la rentabilidad de las empresas, morosidad y aumento de las insolvencias corporativas seguirán siendo fuente de preocupación.

La crisis se ha extendido rápidamente a todos los sectores del comercio y la industria. Según el instituto de estadística de Portugal, el volumen total de negocio cayó un 12,5% en 2009 [+1% en 2008] y la producción industrial cayó un 9,9% [-4% en 2008]. Las exportaciones se redujeron un 12,1% en 2009, debido fundamentalmente a la actual crisis en España, que es el principal mercado de exportación de Portugal, y de escasa demanda de otros países europeos.

Aunque el comportamiento de pagos de las empresas portuguesas mejoró en el último trimestre de 2009, el ratio para el conjunto del año es peor que el de Francia, Alemania, Italia, los Países Bajos, España y el Reino Unido, y peor también que su propio comportamiento de pago en 2008. Mientras las pequeñas y medianas empresas sigan encontrando dificultades con las condiciones de crédito y el acceso a nuevos préstamos, se prevé que los riesgos de pago sigan siendo altos este año. Las insolvencias corporativas aumentaron un 61% interanual en 2009, registrándose 4.992 casos, frente a 3.113 en 2008. Este deterioro fue especialmente marcado a partir de mediados de 2009.

Perspectivas turbulentas en los principales sectores

Entre enero y septiembre de 2009, las insolvencias en el sector servicios [comercio, turismo, transporte, agencias de viajes] aumentaron un 144% interanual. El sector siguió viéndose gravemente afectado por la caída del consumo privado y la reticencia de los bancos a la hora de conceder préstamos al consumo. Esta reticencia puede deberse en parte al aumento del 34% registrado en los impagos de créditos al consumo en 2009: su nivel más alto de los últimos 30 años. Crédito y Caución prevé que los problemas de este sector persistan a medio plazo.

Las insolvencias en el sector de la construcción aumentaron un 19% interanual en los primeros nueve meses de 2009. Muchas empresas del sector están muy apalancadas y tienen activos que están ahora devaluados. Tanto la actual situación del mercado como las perspectivas del sector disuaden a los bancos de conceder préstamos.

En 2009, las insolvencias en el sector textil se redujeron un 30% interanual. El sector ha vivido una profunda crisis durante al menos los dos últimos años debido al deterioro de la competitividad. Por lo general, las empresas de este sector se encuentran entre los pagadores más lentos del mercado, con retrasos de entre 30 y 60 días desde la fecha de vencimiento. Muchas empresas textiles adolecen de una situación de liquidez tensa, y Crédito y Caución prevé que esta situación empeore debido a las condiciones de crédito más duras por parte de los bancos y a una reducción de las ayudas estatales.

martes, 27 de abril de 2010

El 16% de las empresas españolas afronta impagos frecuentes

El 51% de las empresas españolas basa la decisión de vender a crédito a un cliente en sistemas de control de crédito y solvencia similares a los del seguro de crédito.
¿Con qué frecuencia debe afrontar su empresa un impago de los clientes? El 16% de las empresas españolas sufre un impacto significativo de los impagos. De acuerdo con los datos del Grupo Atradius sobre el comportamiento en pagos de los mercados de nuestro entorno durante el último semestre, cuyas conclusiones para España han sido elaboradas por Crédito y Caución, solo el Reino Unido [25%] presenta peor comportamiento en este terreno.

Esta bolsa de empresas españolas está compuesta por el 7% que confiesa estar afrontando este problema en, al menos, una de cada cinco de sus ventas a crédito y el 9% adicional que sitúa el impacto en no menos de una de cada diez operaciones.

Mucho más frecuente, en todos los mercados analizados por el estudio, es el retraso en el cobro tras el vencimiento de la factura. El 42% de las empresas españolas afirma verse afectada por este problema de forma frecuente. [17% y 25%, siguiendo el mismo esquema de la bolsa anterior]. Sólo Italia [50%] y Alemania [43%] presentan un mayor impacto de la morosidad comercial.

El mejor comportamiento en pagos se da en Suecia. Sólo el 3% de sus empresas padece impagos de forma frecuente y el retraso en pagos sólo afecta al 10%.

Plazos de pago, herramienta comercial

Si el impacto de los impagos o el retraso en el pago es variable por países, otras prácticas son mucho más homogéneas. Aproximadamente una de cada dos empresas europeas oferta plazos de pago ajustados al sector o el mercado de destino al que pertenezca su cliente.

La extensión de este tipo de prácticas comerciales son un indicador de hasta qué punto los plazos de pago son un factor adicional al precio o la calidad a la hora de cerrar una venta. Prácticamente en todos los mercados analizados, incluido España, se registran porcentajes entre el 47% y el 55% del tejido empresarial. Las dos excepciones son Gran Bretaña, donde la intensidad de esta práctica alcanza al 69% de sus empresas, y Alemania que presenta un comportamiento más rígido en este sentido [35%].

Selección de riesgo y recobro

¿Qué criterios utilizan las empresas para decidirse a vender a crédito sus bienes y servicios a un cliente? El 51% de las españolas da máxima importancia en la decisión a sistemas de control y verificación del crédito y la solvencia del cliente. Solo Suecia, el país con mejor comportamiento en pagos, supera este porcentaje [57%].

El principal valor añadido del seguro de crédito descansa, precisamente, en el establecimiento de este tipo de sistemas para analizar los riesgos de impago asociados a cada una de las firmas con las que las empresas aseguradas quieren hacer negocios. El de Crédito y Caución cruza cerca de 400 variables repartidas en siete módulos para anticipar cambios en el perfil de riesgo de cada empresa.

La reputación del cliente es el segundo elemento más valorado en España. Tiene máxima importancia para el 38% de las empresas españolas, sólo por detrás de Bélgica y Francia [39%].

El tercer factor con más peso en España es la familiaridad nacida del trato directo con el cliente. Tiene una importancia significativa para el 24% de nuestras empresas. En Italia [57%] y Dinamarca [56%] esta variable alcanza valores máximos.

El historial en pagos ha dejado de ser una referencia clara en España acerca de cómo se comportará un cliente en el futuro. Solo para el 22% de nuestras empresas es una variable determinante de su decisión. Hoy por hoy tiene mucho más peso en otros mercados como Alemania [58% de las empresas], Francia o Países Bajos [49%].

La recomendación de un tercero [20%] o la intuición [15%], completan los mecanismos de selección del riesgo a cliente en España.

Cuando el impago se produce, el 60% de las empresas españolas deriva las acciones de cobro a sus departamentos internos. Un 30% se apoya en el recobro judicial especializado, un 21% en agencias externas y un 9% vende su cartera de impagados a un tercero.

De acuerdo con la experiencia de Crédito y Caución, que cuenta con una red de 300 despachos de abogados para llevar a cabo sus acciones de recuperación, los sistemas de recobro amigable con los que las empresas abordaban esos impagados han dejado de funcionar con normalidad. En el entorno actual es prioritario para las empresas reforzar sus capacidades de recobro judicial, dotándose de herramientas de bajo coste y máxima eficiencia.

viernes, 23 de abril de 2010

Ley 16/2009 de Servicios de Pago

cyc_Modelo de Presentaciones_es.ppt

La normativa de referencia ha introducido en el ordenamiento jurídico español algunas novedades que pueden afectar a las operaciones comerciales objeto de cobertura por su póliza, y en particular a los pagos instrumentados mediante adeudo domiciliado en una cuenta de titularidad del comprador (cargos, recibos, efectos). Estas novedades no afectan a otros medios de pago como pagarés, letras de cambio aceptadas o cheques.

En los casos indicados, la ley establece la posibilidad de que el titular de la cuenta en la que se haya producido un cargo pida su banco la devolución del mismo dentro de un plazo máximo de trece meses desde dicho cargo, cuando se trate de un pago no autorizado (art. 29), y que aún existiendo la misma se pueda pedir la devolución del cargo dentro de un plazo máximo de ocho semanas, siempre que en la autorización no se haya especificado el importe exacto del cargo y éste no se ajuste a las pautas de cargos anteriores (arts. 33 y 34)

Aunque todavía es pronto para conocer en qué medida y con qué criterios van a adaptar las entidades financieras su gestión a esta nueva normativa. Aprovechamos la ocasión para formularles algunos comentarios aclaratorios, basados en las consultas más frecuentes que hemos recibido:

En aquellos casos en los que dispongan del documento de orden de domiciliación para el cargo en la cuenta del deudor, cabe la posibilidad de que la devolución se produzca hasta ocho semanas después de la fecha de pago (arts. 33 y 34). En ese supuesto, el plazo para la comunicación a la compañía del correspondiente aviso de falta de pago se cuenta desde la fecha en la que el asegurado tenga conocimiento de la devolución. Sin embargo, es necesario tener presente que si tuvieran que declarar aviso de insolvencia provisional por dicho impagado, el cómputo del plazo se inicia desde la fecha de vencimiento.

De haber compradores para los que no dispongan de la orden de domiciliación, el plazo de devolución puede ser superior a esas ocho semanas (art. 29) e incluso al plazo de declaración del aviso de insolvencia provisional. Para no perjudicar la cobertura y evitar el riesgo de sobrepasar dicho plazo, recomendamos a todos nuestros asegurados que obtengan y mantengan en su poder el consentimiento dado por su cliente para realizar los cargos en cuenta (orden de domiciliación), y tengan en cuenta que en esta condiciones no están obligados a aceptar devoluciones pasado el plazo inicial de ocho semanas. Las mismas, de producirse, no podrían ser objeto de cobertura

lunes, 12 de abril de 2010

La frecuencia de impagos en Italia sigue muy por encima de su nivel a largo plazo

OBSERVATORIO DE MERCADOS EXTERIORES
El indicador de Frecuencia Prevista de Impagos en Italia sigue muy por encima de su nivel a largo plazo
CRÉDITO Y CAUCIÓN.- Tras un crecimiento trimestral del PIB del 0,6% en el tercer trimestre de 2009, los datos del instituto italiano de estadísticas (ISTAT) reflejan una reducción del 0,3% en el cuarto trimestre. En el conjunto del año, el PIB se redujo un 5% interanual: ligeramente por encima el 4,6% previsto tras un tercer trimestre positivo. En los primeros 11 meses de 2009, las exportaciones cayeron un 22,1% interanual, pero han vuelto a recuperarse a partir de finales de 2009. Mientras que las exportaciones hacia los países vecinos de la UE aumentaron ligeramente –un 1,4% interanual en diciembre de 2009–, las exportaciones a países de fuera de la UE aumentaron un 4,7% en enero de 2010, con un notable crecimiento en el caso de China (38,9%) y Turquía (50,6%).

Según datos de ISTAT, el índice de producción industrial se redujo un 0,8% en el cuarto trimestre de 2009 en relación con el tercer trimestre y, en el mismo período, el índice de producción también cayó en el sector de la construcción (-0,9%). El consumo privado se mantuvo contenido, registrando el comercio minorista un crecimiento de tan sólo el 0,1% en el último trimestre en relación con el tercer trimestre.

En 2009, el sector de la construcción registró el mayor aumento interanual de insolvencias corporativas (31,3%), seguido por el sector de manufacturas generales, producción y distribución de energía (25,6%, siendo los más afectados el sector de gomas/plástico, fabricación de calzado y cueros e ingeniería mecánica), así como los sectores financiero, inmobiliario, de renting y TI (ver gráfico más abajo). Por el contrario, el sector de la alimentación registró un crecimiento del 7%.

Según el Banco de Italia, las condiciones de concesión de créditos a las empresas siguieron siendo duras a finales de 2009. A pesar de la relajación de las condiciones de préstamos a grandes empresas en el tercer trimestre de 2009, las condiciones de los préstamos de mayor riesgo fueron endurecidas a través del aumento del diferencial. Los bancos italianos siguen mostrando cautela a la hora de conceder nuevos préstamos a empresas, debido fundamentalmente al aumento de las quiebras empresariales. Aprovecharon la caída del uso de líneas de crédito durante 2009 para reducir las los créditos autorizados y también para aumentar masivamente, de manera oportunista, el diferencial, lo que ha generado muchas negociaciones tensas entre bancos y empresas. Las pequeñas empresas con actividades que requieren un uso intensivo de capital, en particular, seguirán sufriendo las restricciones de crédito, sobre todo a la vista de la escasez de nuevos pedidos.

MODESTA RECUPERACIÓN EN 2010

Para el conjunto de 2010, el Fondo Monetario Internacional prevé una modesta recuperación del crecimiento del PIB, un 1%, debido a los efectos residuales de las inversiones del Gobierno y las exportaciones que, según datos del Banco de Italia, aumentarán en torno a un 3% interanual, si bien la demanda interna se mantendrá débil.

Crédito y Caución no prevé una mejora de la tendencia de las insolvencias antes de finales del primer trimestre, cuando el ciclo económico podría alcanzar realmente el punto de inflexión. Para el conjunto de 2010, la Compañía prevé un número de insolvencias mayor que en 2009, anticipando que muchos agentes más débiles se quedarán en la cuneta después de que la recuperación haya cobrado impulso. En diciembre y en enero de 2010, el indicador de Frecuencia Prevista de Impagos (EDF) en Italia cayó 18 puntos básicos, tras un aumento de 16 puntos básicos entre septiembre y noviembre. Por tanto la EDF media sigue estando muy por encima de su nivel a largo plazo, señalando un elevado riego de impagos.

PERSPECTIVAS POR SECTORES

En 2009, el comportamiento del sector del metal empeoró, registrándose una fuerte caída de los precios. En particular, la producción de barras de acero se redujo entre un 35% y un 40%, mientras que la producción de chapas de acero cayó un 47%, con un pico negativo en marzo y junio de 2009. El comportamiento de pagos del sector del metal mejoró en el último trimestre de 2009, debido a una ligera recuperación del sector.

Por lo que respecta a los metales básicos, Crédito y Caución prevé que los precios se estabilizarán de nuevo a mediados de 2010. La demanda se frenará a lo largo del año, habida cuenta de que China ya empezó a reaprovisionarse a finales de 2009. Además, se prevé que varios sectores que consumen acero, como la construcción y la automoción, tengan un peor comportamiento a medida que finalicen los paquetes de estímulo. Si bien esto afectará a las exportaciones de metal de Italia, la situación podría ser diferente en el mercado interno. De hecho, incluso si la demanda procedente del sector mundial de la automoción sufre, debe señalarse que Italia no es un gran productor de coches. Aproximadamente un 50% del mercado italiano del automóvil corresponde a vehículos importados y, por tanto, la reducción de la demanda no será tan grave para el sector del acero.

En cuanto al sector de la construcción, como importante consumidor de productos del metal, dos cuestiones tendrán un impacto en el mercado. Por una parte, algunos grandes proyectos de infraestructuras iniciados recientemente proseguirán en 2010 y, por otra parte, la contracción global de los subsectores comercial y residencial se mantendrá. El efecto combinado será una recuperación muy lenta del mercado del acero.

Otro sector en el habrá que centrar la atención es el sector químico. En el tercer trimestre de 2009, la producción global se redujo en torno a un 10% interanual, con una caída de cerca del 20% desde enero de 2009. Para el conjunto de 2009, se prevé que la producción caiga un 14,1%. Crédito y Caución ha observado que el comportamiento de pagos del sector químico mejoró en el último trimestre de 2009, debido a una ligera recuperación del sector impulsada por la reducción de inventarios y nuevos pedidos. Las reclamaciones en el sector químico se estabilizaron entre octubre de 2009 y enero de 2010.

El sector químico italiano depende en gran medida del comportamiento del sector de manufacturas generales del país, que presenta indicios de tan sólo una modesta recuperación, por debajo de la media de la UE. Por tanto, en 2010 el crecimiento dependerá fundamentalmente del aumento de la demanda procedente del exterior. Sin embargo, la recuperación de los principales mercados de la UE a los que exporta este sector será lenta y la competitividad (no sólo en relación con Estados Unidos) está bajo presión debido al tipo de cambio euro/dólar. Una vez dicho esto, se prevé que las exportaciones italianas de productos químicos aumenten un 4% interanual en 2010.

Partiendo de la hipótesis de una recuperación lenta de la demanda interna (2,5%), la producción química en Italia aumentará un 2,8%, lo que no es suficiente para compensar los dos últimos años de pérdidas (-6% en 2008 y -14,1% en 2009). A finales de este año, el nivel de producción seguirá estando un 15% por debajo del registrado en 2007.

jueves, 1 de abril de 2010

Los concursos de acreedores crecen un 14%

Los concursos de acreedores crecen casi un 14% en el primer trimestre del año

Cotizalia - Empresas

concursos acreedores, empresas, suspensión de pagos 01/04/2010 11:17h


Los concursos de acreedores se estabilizan en 1.500 empresas al trimestre, según Crédito y Caución - 31/03/2010

Un total de 1.590 empresas solicitaron concurso de acreedores, antigua suspensión de pagos, en el primer trimestre del año, lo que supone un 13,7% más que en el mismo periodo de 2009, cuando se produjeron 263 concursos, según el portal Webconcursal, que recoge la información diaria del Boletín Oficial del Estado (BOE).

En concreto, en el mes de marzo se registraron un total de 600 concursos de acreedores, siendo el mes en lo que va de año en que la cifra fue mayor, de los cuales 472 correspondieron a empresas y 128 a particulares.

Si se comparan los datos de marzo con el mes anterior, los concursos de acreedores crecieron un 8,3% con respecto al mes de febrero.

Por comunidades autónomas, los peores datos se registraron en Canarias y en Galicia, con un aumento de los concursos de acreedores del 117% y del 79%, respectivamente.

Por su parte, los mejores datos se registraron en las comunidades autónomas de Asturias y Extremadura, con una disminución del 45% en ambas.